La explosión de la economía de las aplicaciones

Las ‘apps’ son la tarjeta de presentación de las empresas en la era digital. Un negocio que moverá 189.000 millones de dólares en 2020.

Los usuarios de móviles pasan de media dos horas al día trasteando con aplicaciones. El dato, de la consultora App Annie, constata cómo las apps han cambiado los hábitos de miles de millones de usuarios. Desde que en 2008 Apple inaugurara este negocio con su tienda App Store, se ha creado una auténtica economía de las aplicaciones.

Así, los creadores de utilidades para móviles registraron el año pasado ingresos de 89.000 millones de dólares, una cifra que alcanzará los 189.000 millones de dólares en 2020, según App Annie.

LOS DESARROLLADORES DE APLICACIONES INGRESARON EL AÑO PASADO 89.000 MILLONES DE DÓLARES

La era de la movilidad ha provocado la aparición de emprendedores con nuevas ideas de negocio -es el caso de WhatsApp o Snapchat– y el boom de estudios de videojuegos como Supercell o King.

Además, la apuesta por la movilidad (tanto vía aplicaciones como adaptando la web a la navegación móvil) se ha convertido en una prioridad en la agenda de digitalización de cualquier compañía. La inmensa mayoría de los grandes jugadores de sectores tan dispares como la banca, el turismo, la distribución, la tecnología o el entretenimiento tienen aplicaciones. “Las compañías se han dado cuenta de que las apps son la nueva puerta de entrada a sus negocios, una forma de llegar tanto a clientes actuales como a potenciales usuarios”, explica Michael Mandel, analista del think tank Progresive Policy Institute (PPI).

Un punto en el que coincide David Martín, director de Estrategia Digital & Mobile de la consultora de estrategia móvil iPhonedroid, quien considera que las apps permiten una experiencia de usuario y navegabilidad “mucho mejor que a través de las versiones responsive de las páginas web”. Martín, sin embargo, matiza que las empresas aún “no están aprovechando al máximo” las ventajas que aportan las apps y señala la importancia de tener en cuenta elementos como el posicionamiento correcto en las tiendas de aplicaciones para conseguir mayor activación y descargas, así como la oferta de una experiencia de usuario o cliente “excelente”.

Adopción

La apuesta por el canal móvil es común a todo tipo de compañías, tanto las empresas de la era digital como Facebook (obtiene el 80% de sus ingresos publicitarios a través del móvil), como las de la economía tradicional. Por ejemplo, BBVA España cuenta con 2,5 millones de clientes móviles, un 40% más que hace un año. Mientras, en ING aseguran que un 25% de sus clientes utiliza exclusivamente el móvil para contactar con el banco.

Made by Bedismo

Los usuarios de móviles utilizan de media más de 30 aplicaciones al mes, según App Annie.

En turismo, la app de Ryanair genera cada día más de 15.000 tarjetas de embarque. En retail, se estima que el 31% de las ventas mundiales se realizan vía móvil. Internet Retailer calcula que las ventas a través de dispositivos móviles alcanzaron 220.000 millones de dólares en 2016, un 53% más. En España, por ejemplo, Amazon ha lanzado nuevos servicios, como Prime Now, que funcionan exclusivamente vía app. Mientras, Inditex ha desarrollado su propia aplicación para pagar vía móvil en sus tiendas.

Además, Martín destaca que las empresas empiezan a desarrollar apps para el empleado, evolucionando las intranets actuales y ciertos procesos de gestión y comunicación interna a dispositivos móviles.

Un Futuro Brillante

El uso de las aplicaciones no deja de crecer conforme aumenta la adopción de los smartphones. La base instalada de móviles inteligentes y tabletas se acerca a los 3.000 millones de dispositivos en todo el mundo, una cifra que superará los 6.200 millones en 2020.

Así, la economía de las aplicaciones goza de una salud envidiable: en 2016, las descargas en las tiendas oficiales aumentaron un 15% hasta 90.000 millones (con China liderando el ránking), mientras que el tiempo de uso se incrementó un 25% hasta un total de 150.000 millones de horas. Según App Annie, las tiendas de Google y Apple pagaron a los creadores de utilidades más de 35.000 millones de dólares, un 40% más.

Además, las aplicaciones se han convertido en un generador de empleo. PPI estima que se han creado más de 1,6 millones de puestos de trabajo (contabiliza empleos indirectos) en la Unión Europa (más Noruega y Suiza) en este sector, un cifra similar a la de Estados Unidos.