La compra multidispositivo

De la tableta al móvil y del móvil al ordenador, pocos son los que se limitan a un solo dispositivo para comunicarse, ver series, consultar información o adquirir productos. Las compras multi-canal están aquí para quedarse, según Google, casi el 85% de los consumidores empieza a hacer la compra a través de un medio y la acaba en otro, pasando al menos por tres dispositivos o plataformas antes de tomar la decisión final.

El principal riesgo que enfrenta el e-commerce ante este comportamiento es que el consumidor pierda el interés por el producto y acabe por no completar la compra, pero… ¿cómo impedir que esto pase? Una de las principales razones que explicaría por qué un cliente pasa de un dispositivo a otro es una mala experiencia de usuario, como pasa cuando un sitio web no es “responsive” y no se adapta una pantalla pequeña. Otra causa es la desconfianza en una página que va muy lenta y no permite hacer la compra con fluidez, lo que significa que si introduces tus datos y no estás seguro de si se han cargado podrían cobrarte varias veces por la misma compra.

En este punto, las estadísticas y los datos que se desprenden del recorrido de compra fragmentado serán cruciales para observar el comportamiento de los usuarios. Por eso, los comerciantes deben buscar la mejor manera de medir y utilizar esos datos a su favor, comprobando por ejemplo cómo reaccionan los mismos clientes a una determinada oferta o productos a través de diferentes dispositivos. Otro dato que sería interesante descubrir es si, por ejemplo, se pierden más consumidores al pasar de un Smartphone a un ordenador o al revés.

Los resultados finales serán muy útiles no solo para mejorar el entendimiento sobre el papel que juega cada dispositivo en la decisión final de compra, sino también proporciona una valiosa información sobre el impacto relativo y el retorno sobre la inversión (ROI) de cada canal.