Anuncios basados en geolocalización

Utilizando la localización del cliente, los anunciantes podrán mandar publicidad y mensajes personalizados. Los anuncios están basados en datos recogidos a tiempo real que proporcionan a la marca la oportunidad de crear experiencias, ofertas y mensajes dirigidos a una audiencia muy especializada.

Piensa en lo siguiente, estás andando por el centro de una ciudad bajo el sol abrasador de verano y mientras paseas recibes un mensaje de alguna popular cadena de cafés: “Hoy te ofrecemos en exclusiva nuestra oferta limitada de café helado para darte un respiro en este día tan sofocante, entra en nuestra tienda y refréscate”. Sin embargo la publicidad tan directa no siempre es la más efectiva, sobre todo si hablamos de los usuarios de internet más jóvenes, y las empresas lo saben.

Es aquí donde esta tendencia cobra total sentido y entra en escena Snapchat con sus filtros de ubicación para que las empresas puedan anunciarse. Para utilizar esta publicidad las compañías dan a la red social los detalles geográficos exactos que indican donde deben aparecer los filtros.

Fue McDonald’s una de las primeras marcas en utilizar este medio comercial con un filtro donde aparecían unas patatas y una hamburguesa, de manera que cada vez que alguien se acercaba a un restaurante de la cadena de comida rápida podía utilizar el filtro.